Noticias

Comercio marítimo y fluvial

Acuerdo de Uruguay con Bolivia facilitará movimiento de carga de ese país por Montevideo y Nueva Palmira

Publicado: 29.01.2019 14:53h.

El vicepresidente de la Administración Nacional de Puertos (ANP), Juan José Domínguez, informó que el acuerdo operativo suscripto con las autoridades de Bolivia prevé el acceso a depósitos francos para almacenaje de mercadería en las terminales navieras de Montevideo y Nueva Palmira. El ente uruguayo también proveerá de un área de oficinas para el trabajo del personal de ese país en los sitios.
Salida al mar para Bolivia por Uruguay
Pie de foto: Salida al mar para Bolivia por Uruguay

El acuerdo suscripto en La Paz entre Domínguez y el gerente ejecutivo de la Servicios Portuarios de Bolivia (ASP-B), David Sánchez, posibilitará operaciones navieras en terminales fluviales de Uruguay, que potenciarán la importación y exportación de mercadería del país del altiplano por la hidrovía Paraguay-Paraná.

El documento firmado la semana pasada prevé otorgar a la autoridad portuaria boliviana un depósito franco para almacenaje en Montevideo y en Nueva Palmira, describió Domínguez en diálogo con la Secretaría de Comunicación Institucional.

“En cada caso se trata de un área de 1.000 metros cuadrados que no tendrá costo” para la ASP-B, salvo si excede esa superficie, en cuyo caso deberán abonar un canon. La ANP también proveerá un área de oficinas para el trabajo del personal de ese organismo, explicó.

Domínguez adelantó que luego de refrendado el acuerdo, en 90 días, “ya estaríamos trabajando con las nuevas condiciones”.

Recordó, además, que Nueva Palmira integra la red de puertos de la hidrovía Paraguay-Paraná y las terminales uruguayas le permitirán a Bolivia una puerta de salida de su comercio exterior hacia el océano Atlántico. Esa posibilidad se ve potenciada por la asignación, en 2018, por parte del gobierno de Evo Morales, del carácter internacional de los puertos Jennefer, Aguirre y Gravetal, ubicados en la cabecera de la hidrovía, en el extremo oriente de ese país.

Otro elemento que influyó en el impulso del acuerdo fue la sentencia, también de 2018, de la Corte Internacional de Justicia con sede en La Haya, que determinó que el Gobierno chileno no tiene la obligación de negociar con Bolivia una salida al océano Pacífico para el segundo país.

Los antecedentes de la intención del Estado uruguayo del relacionamiento comercial con los países mediterráneos de América del Sur, en particular con Bolivia, se remontan a 1963, con la conformación del grupo Urupabol (Uruguay-Paraguay-Bolivia).

Ese acuerdo incluía entre sus objetivos promover acciones para el mejoramiento de las condiciones de navegabilidad de sus ríos, armonizar sus legislaciones sobre navegación y propender al mejoramiento de las interconexiones viales, ferroviarias, fluviales, aéreas y de telecomunicaciones.

Relaciones exteriores, Economía, producción y energía

Accesos rápidos