Noticias

Salud

Tabaré Vázquez copresidió Comisión Independiente de Alto Nivel sobre Enfermedades No Transmisibles en Ginebra

Publicado: 01.06.2018

El presidente Tabaré Vázquez integra una Comisión Independiente de Alto Nivel sobre Enfermedades No Transmisibles, que emitió, este viernes 1.º, una serie de recomendaciones bajo la consigna “Es hora de actuar”. Liderazgo político, identificación de prioridades, fortalecimiento de los sistemas de salud, el rol estatal, compromiso de actores privados y sociales, financiamiento y cooperación son algunos de los puntos promovidos.
Tabaré Vázquez en Ginebra
Pie de foto: Tabaré Vázquez en Ginebra

El presidente Tabaré Vázquez presentó un informe en la reunión de la Comisión de Alto Nivel sobre Enfermedades No Transmisibles (ENT) realizada en Ginebra, Suiza. El mandatario uruguayo copreside esta comisión junto con el presidente de Finlandia, Sauli Niinistö, la ministra de Salud de Rusia, Veronika Skvortsova, el presidente de Sri Lanka, Maithripala Sirisena, y la ex ministra federal de Pakistán, Sania Nishtar. Asisten personalidades, académicos, la sociedad civil, entidades filantrópicas, organismos internacionales y autoridades estatales.

Este cuerpo publicó un documento, cuyo objetivo es identificar los obstáculos existentes para implementar el conjunto de compromisos ya asumidos, así como proponer algunas medidas concretas que contribuyan a sortearlos, dado que, de otra forma, se correrá el riesgo de no poder cumplir con el Objetivo de Desarrollo del Milenio 3.4, que busca la reducción de las muertes por ENT en un tercio en 2010.

El documento destaca el rol de los jefes de Estado y de Gobierno (y no solamente los ministros de Salud), en la promoción de acciones que incluyan a todos los sectores, como salud, industria, economía, educación, comercio, medio ambiente, etcétera, a todos los niveles de gobierno.

También encomienda la identificación de un conjunto reducido de prioridades para su implementación. A nivel nacional, se recomienda priorizar intervenciones eficaces, teniendo en cuenta las herramientas elaboradas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Otro de los puntos del documento es la reorientación de los sistemas de salud hacia la prevención y control de las ENT, en particular, a través de la atención primaria y su inclusión en las prestaciones básicas de la cobertura sanitaria universal, el acceso a medicamentos y tecnología, el fortalecimiento de los recursos humanos y la sinergia con otras plataformas, como las utilizadas para el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), tuberculosis y servicios de salud mental.

Para el comité, el rol regulador y orientador del Estado y el involucramiento de otros actores, como la sociedad civil y el sector privado, así como de los individuos, es fundamental. En el caso del Gobierno, el texto recomienda medidas necesarias para priorizar la salud y cumplir con los objetivos nacionales en este sector.  Asimismo, se aconseja fomentar el diálogo con los demás actores, sin que por ello el Estado debilite su potestad regulatoria.

En la relación con el sector privado, se invita a los gobiernos a buscar un relacionamiento constructivo que impulse la asunción de compromisos que ayuden a alcanzar objetivos de salud, con excepción de la industria del tabaco, teniendo en cuenta que existen intereses comerciales y otros ocultos, y adoptando medidas para enfrentar las influencias indebidas. 

Se sugiere a los gobiernos trabajar con la industria de alimentos y bebidas no alcohólicas en la reformulación, etiquetado y regulación del marketing, con la industria del deporte para promover la actividad física, con la industria del transporte para asegurar un movilidad sostenible, con la industria farmacéutica y de vacunas para asegurar el acceso a los medicamentos, con las empresas de tecnología, así como con los operadores económicos que producen o comercializan bebidas alcohólicas, etcétera.

Asimismo, se recomienda establecer limitaciones al marketing de productos nocivos para la salud de los niños. Para ello, se sugiere a la OMS explorar el establecimiento de un código de conducta internacional y un mecanismo de rendición de cuentas, así como trabajar con incentivos y desincentivos fiscales para promover estilos de vida sanos y el consumo de productos saludables.

En el relacionamiento con la sociedad civil y otros actores, se recomienda fortalecer su participación y colaboración en la tarea de sensibilizar a las poblaciones, el apoyo a los servicios ofrecidos y el monitoreo de los progresos alcanzados.

Se sugiere, además, establecer mecanismos de diálogo nacionales en materia de ENT, con el modelo del Mecanismo Global de Coordinación de la OMS para las ENT y la participación de todos los actores relevantes.

Uruguay propuso la promoción de la alfabetización en salud a través de la currícula de educación formal, así como campañas de comunicación.

Se subraya el rol de la OMS en el apoyo a los esfuerzos nacionales, en particular, en su relacionamiento con el sector privado.

En materia de financiamiento, el texto recomienda el aumento del presupuesto destinado a las ENT, la elaboración de estudios de impacto de salud, así como del costo total del impacto de estos males.

A nivel internacional, se recomienda manejar más eficazmente los canales de cooperación bilateral y multilateral para las ENT, explorar otros mecanismos, como el establecimiento de una contribución mundial solidaria para el tabaco y el alcohol, considerar el establecimiento de un fondo de donantes, integrar a las ENT en el índice de capital humano y establecer un foro de inversores.

Se proponen medidas, a nivel nacional, a través del establecimiento de mecanismos apropiados, incluyendo evaluaciones de impacto. A nivel internacional, además de los mecanismos ya existentes, se propone considerar la creación de una plataforma de “cuenta regresiva” hasta 2030 para las ENT y la salud mental, tal como existe en otros temas de salud.

Informe final de la Comisión Independiente de Alto Nivel sobre Enfermedades No Transmisibles

 

Relaciones exteriores, Salud

Accesos rápidos