Noticias

Integración y convergencia regional

Uruguay recibió de Surinam la presidencia temporal de la Unasur

Publicado: 04.12.2014

En la ceremonia de trasmisión de la presidencia temporal de la Unasur de Surinam a Uruguay, los gobernantes de los 12 estados miembro del bloque reafirmaron su voluntad de integrar la región a partir de la convergencia, solidaridad, paz, participación y defensa de los derechos humanos. Al término de la primera sesión de la cumbre de Ecuador, el mandatario uruguayo José Mujica recibió la máxima condecoración del país anfitrión.
Plenario de la Cumbre de la Unasur
Pie de foto: Plenario de la Cumbre de la Unasur
Las jefas y jefes de Estado y de gobierno de los 12 países de América del Sur, reunidos este jueves en Guayaquil, promovieron la cooperación internacional y las acciones concretas para alcanzar la verdadera integración, que beneficie a la región en su conjunto y a cada uno de los estados.

En ese marco, Mujica recibió en nombre de Uruguay la presidencia temporal por un año de la Unasur (Unión de Naciones Suramericanas).

Luego de esta primera parte de la cumbre, Mujica fue convocado al teatro ubicado en el mismo Centro Cívico Eloy Alfaro en el que se realizó la asamblea para entregarle, frente a un auditorio de unas 3.000 personas, la máxima condecoración que entrega el gobierno ecuatoriano, la Orden Nacional del Mérito en grado Gran Collar, en reconocimiento a su lucha por la justicia.

El Presidente anfitrión, Rafael Correa, explicó en la cumbre que el homenaje a su par de Uruguay, que el 1 de marzo finaliza su mandato de cinco años, es un “acto muy sentido por Ecuador y por toda América del Sur”, porque supo ser “un maestro y un ejemplo” para “todos nosotros”, los gobernantes de la región.

Por su parte, Mujica señaló que solo habrá integración si hay voluntad política, lo cual necesita del compromiso de todos, “porque los obstáculos del mundo son enormes y el pasado nos sigue apretando”.

Resaltó que la integración hay que construirla y para ello se debe rescatar en el mundo dos cosas: la paz y la dignidad de la política. “Hay que gritar fuerte ‘no a la corrupción’, porque las masas desconfían y no creen en los gobiernos encerrándose en el individualismo”, enfatizó.

Crear ciudadanía sudamericana
Correa, encargado de abrir la reunión, señaló la importancia que implica la concreción de una sede fija de la Unasur en Quito, en el edificio denominado Néstor Kirchner que será inaugurado este viernes y que ayudará a reafirmar la institucionalidad de este organismo de naciones.

“Debe primar la voluntad de integración, con procesos más expeditos para analizar y concretar los tratados entre nuestros países”, resaltó, para luego indicar que los ciudadanos deben poder percibir los resultados y beneficios de esa integración.

“Temo que nuestros pueblos se cansen de tenernos en estas cumbres”, advirtió.

Al mandatario ecuatoriano agregó que en ese proceso de consolidación de la Unasur es necesario que cada país miembro defina sus instituciones y hasta dónde llevará la acción colectiva y el individualismo, donde deberá primar siempre el ser humano sobre el capital y la sociedad sobre el mercado.

En esa línea, sostuvo que se plantearon como principios rectores de este bloque los conceptos de paz, democracia y derechos humanos, en cuatro agendas específicas: la institucional, la política, la social y la económica.

Dijo que llegó la hora en la que la región aproveche su propio ahorro para destinarlo, no al consumo, sino a la inversión y, para ello, es necesario contar con el Banco del Sur y más adelante con una moneda común.

Añadió que “la gran oportunidad para desarrollarnos con soberanía son nuestros recursos naturales”.

“Salir de la economía extractiva es un suicidio social y económico, pero debemos hacer uso del extractivismo para salir de él, para dejar de aprovechar recursos finitos y pasar a contar con recursos infinitos, basados en el desarrollo del conocimiento y la investigación”, observó.

Por su parte, el secretario general de la Unasur, el colombiano Ernesto Samper, subrayó la importancia de que el miércoles se reunieran representantes de los variados procesos de integración regional.

Las citas incluyeron a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi), la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y el Mercosur (Mercado Común del Sur), conformado por Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela.

En ese encuentro se habló de un concepto central: la convergencia a través de la solidaridad y  la complementariedad  de los países.

“Somos una unión, no somos una organización de gobiernos, somos una unión de naciones y ese concepto es más profundo que el conjunto de unas personas que viven en una misma región”, enfatizó.

Optimizar el proceso de coordinación
El Presidente de Surinam, Dési Bouterse, resumió su informe de gestión como presidente temporal del bloque destacando la necesidad de continuar fortaleciendo la integración y la paz.

Señaló que en este último año se disminuyeron las diferencias sociales en la región, con iniciativas que incluyeron el aumento del acceso a medicamentos y mejora en la seguridad alimentaria.

Además se tomaron decisiones contundentes en seguridad ciudadana, derechos humanos y participación, así como también en la integración financiera gracias al intercambio con la Cepal. 

“Como jefes de estado somos responsables de formular una política para una mayor integración, pero la política que formulamos no es siempre con todos los actores”, reflexionó en relación a la importancia de incorporar a los ciudadanos.

A modo de ejemplo señaló el Congreso Juvenil de la Unasur, que al mismo tiempo que integra a la comunidad, contribuye al debate democrático y es un espacio de formación para los líderes futuros.

“Como unión hemos demostrado desde 2008 que somos capaces de poner énfasis en puntos que benefician la integración. La cooperación y coordinación en foros internacionales, la protección y la consolidación de la democracia y la solución pacífica de las diferencias de opinión son ejemplo de ello”, apuntó.

“Uruguay puede contar con el apoyo de Surinam y de cada uno de ustedes dentro de la Unasur. Les invito a seguir optando por soluciones pragmáticas ante diferencias de opiniones que se crucen en el camino y sigamos abrigando la unidad en la diversidad”, manifestó.

Construir una Patria Grande justa y solidaria
A su turno, la Presidenta de Chile, Michelle Bachelet, alertó que aún son vigentes las deudas que el continente presenta, en relación a lo que señalaban los libertadores de América y señaló que aún persiste la necesidad de igualdad, avanzar en derechos, en libertad y en la emancipación.

“Me parece un momento muy propicio para seguir avanzando de manera colectiva en la búsqueda de respuestas comunes a los principales desafíos políticos, económicos, sociales y medioambientales de nuestras sociedades”, exhortó.

Su par de Perú, Oyanta Humala, instó a buscar soluciones conjuntas a problemas comunes de la región como la desaceleración económica global, tratando de diversificar mercados para las exportaciones sudamericanas, con una integración que entienda la diversidad de los países.

“Si le va mal a uno de nosotros le va mal a todos, y esto nos hace entender que estamos en una misma nave”, enfatizó. En esa línea, promovió a que esta nueva gestión de Uruguay ahonde más en la búsqueda de proyectos que integren, mejoren la conectividad y la producción de energía y se trabaje contra el gran enemigo que tienen todos los países, que es la desigualdad y la pobreza.

Discurso completo del Presidente Mujica

 

Relaciones exteriores

Accesos rápidos