Noticias

Acceso igualitario a la salud

Vázquez: En América Latina, las enfermedades no transmisibles también son una expresión de la desigualdad socioeconómica

Publicado: 18.04.2018

Si no cambia la tendencia del cáncer asociado a desigualdad socioeconómica, en siete años el 75 % de la incidencia de la enfermedad estará en los países más pobres, señaló el presidente Tabaré Vázquez. Lamentó que las naciones se dividan entre oncológicamente desarrolladas y subdesarrolladas. Si los gobiernos latinoamericanos no toman medidas, el número de casos nuevos aumentará a más de 20 millones de personas en 2030, dijo.
Tabaré Vázquez
Pie de foto: Tabaré Vázquez

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2015 las enfermedades no transmisibles provocaron 40 millones de muertes en el mundo, el 70 % del total. De ellas, un 35 % afectaron a personas de entre 30 y 70 años. El 85 % de muertes prematuras por estas enfermedades ocurrió en países en desarrollo. Un 41 % ocurrió en países de ingresos bajos y medianos, donde la probabilidad de morir por esa causa para población de entre 30 y 70 años es hasta cuatro veces superior que en países desarrollados. “Lo dramático es que la mayoría de las muertes prematuras por enfermedades no transmisibles podrían prevenirse, retrasarse e incluso evitarse”, indicó Vázquez.

Esta relación entre pobreza y padecimientos fue desarrollada por el presidente en la apertura del Foro Regional de Alto Nivel C/Can 2025: "Financiando soluciones sostenibles para el control del cáncer en América Latina”, encuentro de autoridades, especialistas, empresarios y académicos para avanzar en opciones de financiamiento de atención oncológica. El evento se desarrolla los días 18 y 19 de abril en la sede de la Intendencia Municipal de Montevideo, organizado por Presidencia de Uruguay y la Unión Internacional Contra el Cáncer (UICC).

"América Latina y el Caribe es la región más desigual del mundo, una región con enormes riquezas”, dijo Vázquez, quien aseguró que esta realidad también se expresa en el cáncer y en enfermedades no transmisibles, porque un 80 % del total de los fallecimientos corresponden a este tipo de enfermedades.

El cáncer es la segunda causa de muerte en el mundo y responsable de una de cada tres muertes prematuras por enfermedades no transmisibles. En países de ingresos bajos o medianos, donde vive la mayoría de las personas a las que se les diagnosticó algún cáncer, se registran dos tercios de las muertes por estas enfermedades y tres cuartos de las muertes prematuras. Si los gobiernos latinoamericanos no toman medidas rápidas, el número de casos nuevos aumentará a más de 20 millones para 2030.

La UICC estableció que en el año 2000 la incidencia del cáncer era de un 50 % en los países del mundo desarrollado y un 50 % en los subdesarrollados e hizo una progresión hacia 2025 que revela que “habrá un cambio dramático”, sostuvo Vázquez, porque el 75 % de la incidencia del cáncer estará en los países subdesarrollados y un 25 % en los desarrollados, si no se hace algo en la región para cambiar esta tendencia.

Vázquez lamentó que los países se dividan entre “oncológicamente desarrollados y oncológicamente subdesarrollados”. Los primeros disponen de programas educativos, campañas de comunicación y prevención, contacto con la población, tratamientos y medios para tratar y diagnosticar, además de gastar menos dinero en salvar más vidas. Los segundos no cuentan con programas para luchar contra el cáncer, realizan diagnósticos tardíos y gastan más dinero en curar menos gente.

Vázquez participa en proyecto que procurará la mejora de la salud de 500 millones de personas

“A través del trabajo intersectorial de los actores relevantes del ámbito urbano en el diseño, planificación e implementación de las soluciones para el tratamiento del cáncer, puede estar la llave para que avancemos a derrotar esta enfermedad”, sostuvo Vázquez en referencia al proyecto C/CAN 2025, la iniciativa internacional multisectorial que convoca a todos los países a través de un desafío de ciudades contra el cáncer, de la cual el mandatario es representante.

El jerarca informó que se procurará impulsar este proyecto a más de 200 ciudades en 2025, para mejorar la salud de 500 millones de personas en todo el mundo. La solución para cada ciudad partirá de los servicios clínicos existentes y analizará las necesidades de infraestructura. También ofrecerá tratamientos y cuidados paliativos multidisciplinarios, incluyendo cirugía, radioterapia y quimioterapia. “La solución de cada ciudad será desarrollada e integrada dentro de la red de referencia de sistemas de salud existentes, incluyendo las actividades de prevención y planificación del cuidado dentro de la comunidad”, agregó.

“El cáncer es un mal amigo que llega sin que lo inviten y se queda sin que se le pida”, aseguró Vázquez. El presidente convocó a redoblar la inteligencia y la voluntad en la lucha contra el cáncer no solo en el terreno de la ciencia, sino en toda la sociedad. “Es un tema que nos compromete a todos. No pretendo ser convocante, sino que procuro ayudar a modelar el futuro desde el presente cotidiano como uno más”, concluyó.

Relaciones exteriores, Salud

Accesos rápidos