Noticias

Acceso a la salud de calidad

Fondo Nacional de Recursos financió más de 30.000 tomografías por emisión de positrones en la última década

Publicado: 16.10.2019 01:02h.

El Centro Uruguayo de Imagenología Molecular (Cudim) realizó en 10 años más de 30.000 tomografías por emisión de positrones (PET), financiadas por el Fondo Nacional de Recursos y, por lo tanto, sin costo para usuarios de la salud pública y privada. En esa entidad se concretaron más de 17.000 resonancias magnéticas desde 2015, además de producir la sustancia radiactiva para el contraste y realizar investigaciones.
Cudim
Pie de foto: Cudim

El Cudim, ubicado en el mismo predio que el Hospital de Clínicas, en el barrio Parque Batlle de Montevideo, es el único que realiza estudios imagenológicos mediante tomografías por emisión de positrones (PET), técnica no invasiva de diagnóstico que combina dos tecnologías de imagen en un único dispositivo. En ese espacio, existen tres tomógrafos híbridos que aportan información anatómica y funcional en forma simultánea para el diagnóstico de enfermedades oncológicas, neurológicas y cardíacas.

En cuanto a su funcionamiento administrativo, el Cudim es una empresa pública que se maneja en el ámbito del derecho privado. La construcción de su infraestructura insumió 13 meses y se financió con un préstamo de 17 millones de dólares del Banco República, otorgado en 2008 y que se paga mensualmente, sin atrasos, monto con el que también se compró el equipamiento. Cada año recibe unos 3 millones de dólares de Rentas Generales.

Los estudios que realiza el centro son totalmente financiados por el Fondo Nacional de Recursos (FNR) y, de ese modo, los usuarios, tanto de la salud pública como de la privada, no tienen que pagar por el procedimiento.

Cada caso a estudio es derivado por el médico tratante y el FNR se encarga de valorar y definir la conveniencia o no de los análisis, ya que se es cuidadoso con el uso de este tipo de diagnósticos. Prácticamente no hay espera para atenderse en el Cudim.

La solicitud se realiza vía Internet y es recibida por administrativos que derivan el caso a un médico. Si es aprobada, se concreta la coordinación con el paciente para definir el día, la hora y las condiciones, lo cual suele resolverse en una semana y hasta en no más de dos días. Los resultados se suben a la web y el paciente accede a ellos mediante una clave, para luego autorizar a su médico a verlos. El 85 % de los estudios se vinculan a algún tipo de cáncer.

El responsable de Administración y Logística del centro, Asdrúbal López, dijo que Uruguay es el único país en el mundo en el que se realizan más de 30.000 estudios gratuitos para toda la sociedad. Recordó que en América Latina cuestan como mínimo 1.500 dólares, lo cual implica que el acceso a esta tecnología está restringido a un sector muy pequeño de la población.

Un total de 75 personas trabajan en el centro a tiempo completo. En el área médica, se desempeñan 19 profesionales especializados en medicina nuclear y radiología, 15 técnicos radioisotopistas y radiólogos, personal de mantenimiento de equipos, aire e informática, que provienen de la Universidad del Trabajo del Uruguay, personal administrativo y funcionarios de limpieza, importantes en este tipo de servicios.

Venta de servicios e investigación

El Cudim también vende servicios a pacientes procedentes del exterior, que lo eligen por su alta calidad y la conveniencia en el costo. Además, en el centro funciona un resonador magnético de vanguardia tecnológica, de tres tesla, que permite registrar imágenes más precisas.

Con ese equipo se venden, además, servicios a la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE). López explicó que se trata de un convenio conveniente para ambas partes, ya que el Cudim recibe ingresos que luego utiliza en mejoras de infraestructura y ASSE paga una tasa menor que la que cobran en el mercado. Desde 2015 ya se realizaron 17.000 estudios. “Desde que tenemos ese acuerdo logramos mantener la estabilidad económica e invertir”, apuntó.

Además, para poder realizar las PET, se instaló una pequeña planta de elaboración de productos químicos de corta duración, que se producen cada día para ser utilizados al proceder al análisis diagnóstico.

López recordó que, cuando se ideó este proyecto, del que el científico uruguayo Henry Engler fue parte, se planteó la necesidad de trabajar en química, capacitación e investigación. “Son muchos los que se han doctorado acá e hicieron maestrías”, narró. “Viene gente de distintos países a capacitarse y son muchos los médicos uruguayos que realizan investigación a tiempo parcial”, agregó.

Genérica

Accesos rápidos