Noticias

Construcción de ciudadanía y derechos

Gobierno destinó más de 18 millones de dólares en los últimos 15 años para todas las plazas de deportes del país

Publicado: 14.08.2019

Cerramiento de gimnasios, climatización de piscinas, mejoras en los vestuarios, luminaria, equipamiento y espacios verdes forman parte de las obras para la recuperación de las 97 plazas de deportes en Uruguay, medio para el fomento de la convivencia y la promoción del deporte, para las cuales fueron invertidos más de 18 millones de dólares. Son utilizadas por unos 50.000 uruguayos.
Piscina de plaza de deportes
Pie de foto: Piscina en plaza de deportes

Más de 50.000 usuarios hacen uso de los espacios y servicios educativos y recreativos que ofrecen las plazas de deportes, según los datos de la Secretaría Nacional del Deporte. Unos 15.000 estudiantes de liceos y escuelas técnicas realizan actividad física, 3.000 adultos mayores integran los 83 grupos distribuidos en todo en todo el país y 25.000 niños participan en verano del programa Tirate al Agua en las 22 piscinas públicas.

Actualmente, están en construcción el cerramiento de la piscina de la ciudad de Canelones, por 2 millones de dólares, un gimnasio en el complejo Sayago de Montevideo, por 1,35 millones de dólares; la plaza de deportes de Punta de Rieles, por una inversión de 350.000 dólares y una pista para la práctica del patinaje con skateboard en el Complejo Ituzaingó, también en la capital, por 300.000 dólares.

Según datos de la Secretaría Nacional del Deporte, las obras en la plaza n.º 2 insumieron 300.000 dólares para recuperar un gimnasio, reparar veredas y mantener el sistema eléctrico y lumínico. En la plaza n.º4 fueron recuperados el gimnasio y la cancha exterior, pero también fue ampliado el pabellón y los vestuarios, por 720.000 dólares en total. A la reparación del gimnasio de la plaza n.º m6 se sumó una nueva cancha multituso y el acondicionamiento del espacio exterior por 800.000 dólares.

Con 2,2 millones de dólares, fue cerrada y climatizada la piscina de la plaza n.º 7, se construyeron vestuarios y áreas de servicio. Por 3,75 millones de dólares, además de las reformas en la piscina, se recuperaron las áreas de servicios, la cancha de bochas, la pista de patinaje para skateboarding y los locales comerciales. La plaza n.° 12 fue totalmente remozada, por 900.000 dólares.

En las plazas ubicadas en el interior del país también se realizaron inversiones para renovar total o parcialmente sus instalaciones: 1,1 millones de dólares en Paysandú, 870.000 dólares en Artigas, 650.000 dólares en Cerro Largo, 600.000 dólares en Rivera, 600.000 dólares en Treinta y Tres, 400.000 dólares en Lavalleja, 400.000 dólares en Minas de Corrales (Rivera), 500.000 dólares en Libertad (San José) y 200.000 dólares en Durazno.

Entre 2005 y 2014 se destinaron 1,2 millones de dólares en la recuperación de los pisos de las canchas exteriores, proceso conocido como recapado. Este procedimiento se realizó en 17 plazas deportivas de Montevideo, 14 en Canelones, 9 en Colonia, 6 en Soriano, 7 en San José, 9 de Colonia, 4 en Artigas, 4 en Paysandú, 5 en Río Negro y 5 en Salto.

A estas obras se añade el mantenimiento posterior, que anualmente demanda unos 15 millones de pesos. En este quinquenio, totalizará unos 2,4 millones de dólares para este rubro. Por otra parte, la Secretaría Nacional del Deporte destaca la construcción del espacio deportivo y recreativo del liceo n.º 1 de Carmelo, por 515.000 dólares.

Nueva infraestructura deportiva pública está gestionada por los vecinos

La descentralización de estas plazas públicas se realiza mediante una gestión compartida por las autoridades, los técnicos de la secretaría y las comisiones de apoyo. Aproximadamente el 45 % de las plazas de deportes cuentan con una comisión de este tipo, integrada por vecinos, usuarios y referentes barriales. Su crecimiento permitió que 25 de ellas se conformaron como asociaciones civiles con personería jurídica.

Esto implica que las comisiones cuenten con autonomía jurídica y capacidad para administrar recursos y contratar funcionarios, relató el coordinador del Área Deporte Comunitario de la Secretaría Nacional del Deporte (SND), Miguel Blasco, a la Secretaría de Comunicación Institucional. La gestión paritaria implica que el Estado oriente, y controle, pero la organización civil tiene autonomía para impulsar la participación organizada, generar contenidos, articular y administrar, añadió.

Estas organizaciones generan recursos económicos que contribuyen a satisfacer las necesidades y demandas de la población. A través del pago de un bono contribución, los usuarios se benefician de servicios de calidad que, dependiendo del contexto y los servicios que ofrecen, varía entre $ 300 y $ 700 al mes. Estas comisiones generan anualmente un poco más de un millón de dólares, destinado al pago de salarios, otras refacciones y mejora de equipamiento. A los 350 funcionarios públicos que se desempeñan en estas dependencias, se agregan los 150 dependientes que son contratados por las comisiones.

Con esta experiencia, la gestión de las plazas “se aleja la concepción estatista tradicional asistencial y se avanza hacia una experiencia cotidiana de ejercicio democrático de la ciudadanía donde todos y todas tienen oportunidades de integrarse a grupos, ámbitos para expresarse, asumir compromisos y disfrutar de actividades placenteras y saludables”, precisó Blasco.  

La Secretaría del Deporte no terceriza ni privatiza servicios, continúan siendo espacios y servicios públicos, propiedad del Estado, con una dirección técnica unificada y una gestión social fundamental, especificó el jerarca.

Cultura, educación, ciencia y deporte

Accesos rápidos