Noticias

Conservación de la naturaleza

Cien ejemplares de una especie animal en peligro de extinción fueron devueltos a su medio

Publicado: 27.07.2017

La especie “Pecari tajacu”, especie animal declarada extinta en Uruguay, fue recuperada gracias a la coordinación entre una reserva privada y la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama). En ese sentido, casi 100 ejemplares fueron devueltos días pasados al medio silvestre, acción destacada como un nuevo avance en la Estrategia Nacional de Biodiversidad y la conservación de especies amenazadas.
Pecaríes
Pie de foto: Pecaríes

La especie Pecari tajacu, comúnmente conocida como pecarí, es un ungulado emparentado con la familia de los cerdos. Se trata de una especie nativa hoy considerada como extinta en Uruguay, por lo que está incluido en la lista de especies prioritarias para la conservación. Estos animales habitaban particularmente las zonas del litoral y este del país.

En los últimos días y luego de 17 años de trabajo conjunto para recuperar esta especie mediante su cautiverio en una reserva privada, se liberaron casi 100 ejemplares en el medio silvestre. El proceso de reinserción se realizó en dos etapas muy cuidadas atendiendo aspectos genéticos, sanitarios, alimenticios, con un posterior plan de monitoreo de la adaptación.

El acontecimiento ocurre casi cien años después de la desaparición de este animal, en un esfuerzo conjunto entre la Dirección Nacional de Medio Ambiente y el bioparque M´Bopicuá (de la empresa Montes del Plata), a través del "Proyecto de reintroducción experimental del pecarí de collar en Uruguay”.

Para Ana Laura Mello, titular del Departamento de Control de Especies y Bioseguridad de Dinama, “esto constituye un avance verdaderamente significativo en los esfuerzos de conservación de la biodiversidad en nuestro país, en particular, de las especies amenazadas, tal como lo establece la meta nacional 12 de la Estrategia Nacional de Biodiversidad”, que indica que  “para 2020 se habrán implementado, a través de distintas herramientas institucionales y normativas, acciones para evitar la extinción y disminución de las especies amenazadas identificadas como prioritarias para la conservación, priorizando las que se encuentran en estado más crítico”.

Por su parte, Juan Villalba Macías, coordinador del bioparque M´Bopicuá, señaló  que la iniciativa corresponde a un proyecto ideado hace 17 años, junto al inicio del bioparque, cuya finalidad fue mejorar las condiciones en algunas especies y reintroducir al medio natural especies en extinción.

Villalba relató que la reintroducción consistió en un proceso de adaptación al medio natural previendo que existieran los productos que forman parte de su dieta, como los frutos de la palmera yatay. La siguiente etapa fue de seguimiento y evaluación del retorno de esta especie a su medio. “Confiamos en que en pocos años el pecarí vuelva a ocupar el lugar que tenía a nuestra fauna autóctona, que como toda especie cumple un rol importante en el ambiente natural”, señaló.

Por otro lado, advirtió que es muy importante marcar la diferencia entre estos animales y los jabalíes, ya que son más pequeños y, por ser herbívoros, no representan ningún riesgo para la fauna autóctona ni los animales domésticos.

El pecarí habita pastizales abiertos y bosques, dado que necesita una cierta cobertura arbórea para refugio y alimento. Pesa entre 30 y 40 kilos, es herbívoro y sociable, ya que vive en grupos de 2 a 30 individuos. Cumple diversas funciones en el ecosistema, mientras busca alimento, airea y remueve el suelo, por tal razón se lo conoce como el “animal que hace senderos a través del bosque”. Por alimentarse de frutos, el pecarí es un dispersor de semillas y juega un importante rol en los ecosistemas que habita.

 

 

Vivienda y Medio Ambiente

Accesos rápidos