Noticias

Combate a la informalidad

El 20 % de las pérdidas de agua no contabilizadas por OSE responde a conexiones clandestinas

Publicado: 15.05.2017

OSE trabaja a diario en detectar y combatir las pérdidas de agua potable que registra, a través del Programa de Reducción de Aguas No Contabilizadas. Las pérdidas pueden ser físicas o comerciales y en total rondan el 50 % del agua suministrada al sistema de distribución, valor similar al del resto de América Latina. Milton Machado, titular del organismo, aclaró que el 20 % del total responde a conexiones clandestinas.
Presidente de OSE, Milton Machado
Pie de foto: Presidente de OSE, Milton Machado

La diferencia entre la cantidad de agua potable que se suministra al sistema de distribución y el volumen sobre el cual los clientes realmente pagan se conoce genéricamente como agua no contabilizada (ANC). Esta se compone de pérdidas físicas producidas por fugas en los sistemas y de pérdidas aparentes por falta de facturación, ya sea por fraudes o mediciones inexactas. El valor medio de agua no contabilizada en el caso de OSE ronda el 50 %, y en América Latina, en promedio, es del orden del 45 %.

Al respecto, el presidente de OSE, Milton Machado, explicó que las pérdidas físicas alternan entre el 25 % y el 30 %, y el otro tipo de pérdidas, que es “agua que se entrega, que OSE sabe cuánto es porque la tiene macromedida, pero que no se cobra por distintas situaciones —asentamientos, conexiones clandestinas, etcétera—”, suma aproximadamente otro 20 %, (10 % por fraude y otro tanto por subsidios o situaciones irregulares).

Las fugas pueden ser visibles, que generalmente son emergentes, de altos caudales y corta duración, o no visibles, que pueden ser detectables, con caudales moderados y tiempo de conocimiento variable, o no detectables, de bajo caudal y larga duración.

Agregó que el organismo cuenta con una Gerencia de Fraude para mejorar y revertir esas situaciones que son difíciles de controlar, según dijo. “Trabajamos a diario para mensurar esa situación”, afirmó.

Programa de Reducción de Agua No Contabilizada
Según la empresa, a la hora de implementar un Programa de Reducción de Agua No Contabilizada (RANC), se prioriza dejar de lado la tendencia excesiva a la centralización e involucrar a los miembros de la organización, que son los que operan y mantienen efectivamente el sistema de abastecimiento. Este programa implica una serie de subproyectos y cada uno requiere de inversiones, tiempos de evolución y crecimiento, para apuntar a lograr un cambio cultural que le dé forma a un nuevo modelo de gestionar las redes de distribución.

En un programa RANC, el usuario es parte del problema y de la solución. Se requiere que el usuario acepte la medición, utilice racionalmente el agua, desarrolle una cultura antifraude, denuncie fugas y pague sus facturas. La población debe comprender el valor que tiene el agua. De la misma forma, se debe lograr el involucramiento con el público interno de OSE, para lo cual se impulsa la implementación de un sistema de gestión de los Distritos de Medición y Control (DMC).

Fenómeno mundial
Más de 32 billones de metros cúbicos de agua potable se fugan anualmente de los sistemas urbanos mundiales, con un costo que supera los 18.000 millones de dólares. Por día, las ciudades están perdiendo el equivalente a 36.000 piscinas olímpicas de agua limpia, tratada y potable.

Economía, producción y energía, Vivienda y Medio Ambiente

Accesos rápidos