Noticias

Defensa de la paz y la soberanía

Uruguay rechaza intento en la OEA de legitimar el uso de la fuerza para derrocar a un gobierno sudamericano

Publicado: 12.09.2019 17:43h.

El Gobierno de Uruguay rechazó el respaldo de algunos países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) a la convocatoria al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca de 1947 para legitimar el uso de la fuerza y, así, derribar a un gobierno sin importar la legalidad del procedimiento. Indicó que los países promotores de la iniciativa rechazaron una enmienda de Costa Rica que excluya la intervención armada.
Rodolfo Nin Novoa
Pie de foto: Rodolfo Nin Novoa

La OEA convocó al órgano de consulta del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) firmado en 1947, el pacto de defensa militar que convoca a casi todos los países del hemisferio, luego de calificar a Venezuela como un elemento desestabilizador en el continente.

“Uruguay se negó a apoyar esta convocatoria que muestra un claro intento, nuevamente, de manejar políticamente instrumentos jurídicos internacionales en pos de intereses cuya única meta es el derrocamiento de un gobierno, no importa lo ilegítimo del procedimiento que se utilice”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores, Rodolfo Nin Novoa, en convocatoria de prensa. Recordó que los países que promovieron esta resolución rechazaron una enmienda, propuesta por Costa Rica, que excluía de forma expresa el uso de la fuerza.

Para el Gobierno uruguayo, “la única lectura posible de este rechazo es que lo que pretenden, justamente, es utilizar la fuerza”. Estos países, prosiguió, “intentan darle legitimidad a una intervención armada que echa por tierra los esfuerzos realizados por la OEA desde hace 70 años para que los conflictos entre los países de la región se resuelvan por la vía pacífica”.

Reiteró que el uso de la fuerza está expresamente prohibido por el artículo 19 de la Carta de la OEA, y también por la Carta de las Naciones Unidas. “El texto de la resolución aprobada, muy escueto, convoca al órgano de consulta del tratado, integrado por los ministros de relaciones exteriores de los países que lo integran, argumentando que la crisis en Venezuela representa una clara amenaza a la paz y la seguridad en el hemisferio”, expresó.

Sin embargo, Venezuela no integra la OEA desde el 27 de abril de 2019 ni tampoco el TIAR, luego de su renuncia al pacto militar, en 2013, “por más que esos mismos países con la connivencia del secretario general de la OEA (Luis Almagro) intenten ignorarlo, reconociéndole los actos a un supuesto gobierno autoproclamado, una legitimidad de la que carece absolutamente”, agregó.

“El argumento de la clara amenaza a la paz se inscribe en la línea de algunos países de la región que han buscado, por todos los medios, forzar una coyuntura en Venezuela que les permita al fin concretar la tan ansiada intervención armada”. “Lo que sí puede tener consecuencias, además de la terrible pérdida de vidas humanas y el sufrimiento del pueblo venezolano, es una verdadera desestabilización en el continente. Además, contribuye al deterioro institucional de la OEA y a la polarización de las posiciones de sus miembros, agravando la falta de credibilidad de la organización”, concluyó el jerarca..

Relaciones exteriores

Accesos rápidos