Noticias

Rehabilitación

Instituto Nacional de Inclusión Social Adolescente inició camino para instalar una escuela de formación

Publicado: 10.10.2017

Esta semana comenzó el curso básico de técnicas de mediación en el marco de la justicia restaurativa, dirigido a los trabajadores que tienen trato cotidiano con los internos del Instituto Nacional de Inclusión Social Adolescente (Inisa). Es la primera de una serie de instancias que forman parte del establecimiento de una escuela de formación que abrirá oficialmente en 2018, adelantó la presidente del organismo, Gabriela Fulco.
Gabriela Fulco
Pie de foto: Gabriela Fulco

Fulco adelantó a la Secretaría de Comunicación Institucional los próximos cursos que se desplegarán. En noviembre, será uno sobre negociación en toma de rehenes y secuestros, con modelos de buenas prácticas en otros países y con apoyo nacional de otros organismos públicos y de las facultades de Derecho, de Ciencias Sociales y de Psicología.

También mencionó el curso de reparación víctima-victimario, en coordinación con la Asociación de Familiares y Víctimas de la Delincuencia (Asfavide). Los delegados de la organización dialogarán con los jóvenes sobre sus experiencias como víctimas de delitos, enfocados especialmente en lo que sufrieron emocionalmente y en la repercusión en su vida social, familiar y laboral.

De acuerdo con los estándares internacionales, se requiere un perfil educativo de bachillerato terminado con tecnicatura especializada en el área juvenil, condición que en Uruguay no se cumple. Este es uno de los objetivos a futuro, dijo Fulco.

Explicó que, en teoría, trabajan en Inisa unos 1.300 funcionarios, de los cuales muchos se encuentran con certificación médica; para otros, después de haber pasado por diferentes investigaciones administrativas y sumarios, el Departamento Jurídico determinó que no tienen el perfil para trabajar en trato directo con adolescentes.

Agregó que también hay factores determinantes, como la empatía, la vocación al trabajar con niños y jóvenes con perfiles complicados, la apertura al diálogo, el manejo de técnicas de mediación y una sensibilidad que se debe tener con jóvenes que desde su primera infancia han tenido situaciones de vida muy graves de maltrato físico, emocional, abuso sexual, situación de calle, trabajo infantil, abandonos tempranos, institucionalización y violencia familiar.

Seguridad y defensa , Políticas sociales

Accesos rápidos