Noticias

Ayuda al sistema penitenciario

Instituto de Empleo y Formación Profesional invirtió 4 millones de dólares en tres años para capacitar reclusos

Publicado: 06.06.2019

Más de 4.000 personas privadas de libertad fueron capacitadas desde 2016 por el Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional, con una inversión de 4 millones de dólares. “Esto habla bien del sistema y de que generamos capacidades”, dijo su presidente, Eduardo Pereyra, al entregar este jueves 6 certificados a 140 internos que cursaron albañilería, cocina, carpintería y electrotecnia en la unidad de Punta de Rieles.
Autoridades entregan certificados de estudio a reclusos
Pie de foto: Autoridades entregan certificados de estudio a reclusos

El convenio que permitió capacitar a más de 4.000 reclusos comenzó en 2016 entre los institutos nacionales de Empleo y de Formación Profesional (Inefop) y de Rehabilitación (INR) y el Ministerio del Interior como estrategia en políticas de rehabilitación a personas privadas de libertad”, destacó Pereyra en entrevista con la Secretaría de Comunicación Institucional.

Valoró los resultados obtenidos luego de que ingresó la capacitación, formación y trabajo a los centros de privación de libertad para desarrollar políticas sostenibles en la rehabilitación y prevención del delito.

El jerarca detalló que en la actividad que se realizó este jueves 6 en la Unidad Penitenciaria n.° 1, de Punta de Rieles, se entregaron certificados de la Universidad del Trabajo del Uruguay a 140 personas que se capacitaron en construcción de aberturas simples de aluminio, carpintería inicial, cocina familiar, introducción a las instalaciones sanitarias, jardinería básica, introducción a la albañilería y electrotecnia básica.

Para esos casos, la inversión del instituto fue de 2,7 millones de pesos en la capacitación y de 425.000 en el equipamiento y maquinaria. Los insumos fueron otorgados por el INR.

“Es muy importante que educadores puedan ingresar a centros de privación de libertad. Habla bien del sistema y de que generamos capacidades. Además de que las personas privadas de libertad preservan las herramientas”, aludió.

Añadió que el desafío es continuar con estos proyectos, que se desarrollan con el sistema penitenciario así como con la Dirección Nacional del Liberado, para que, una vez que estén nuevamente en la sociedad, tengan capacidades de trabajar o de formación.

Seguridad y defensa , Cultura, educación, ciencia y deporte

Accesos rápidos