Noticias

Transformación edilicia y pedagógica

Unos 200 alumnos beneficiados con remodelación y conversión a tiempo completo de escuela 87 en Paysandú

Publicado: 02.07.2019

Desde nivel 4 de educación inicial a 6.° año de primaria, dos centenares de niños asisten a la escuela n.° 87 del barrio Purificación 3 de la ciudad de Paysandú, que en marzo, tras ser remodelada, fue convertida a la modalidad de tiempo completo. Se construyeron aulas y un área de dirección, sanitarios, una cancha deportiva y juegos, a la vez que se mejoraron espacios comunes, como el comedor, la cocina y el patio.
Escuela N° 87 de Paysandú
Pie de foto: Escuela N° 87 de Paysandú

La escuela n.° 87 del barrio Purificación 3 de Paysandú recibe cada día en doble horario, de 08:00 horas a 15:30 horas, a más de 200 alumnos provenientes de ese barrio y de los vecinos Curupí y Los Álamos, muchos de ellos de contexto vulnerable. Eso fue posible gracias a la transformación edilicia y pedagógica realizada en marzo en el centro que antes funcionaba en dos turnos como escuela Aprender.

La remodelación del centro incluyó la construcción de cinco salones, salas de dirección y servicios sanitarios, una cancha deportiva multifuncional y un área de juegos que contempla las necesidades de todos los niveles, desde el inicial de 4 años hasta 6.° año de primaria, explicó a la Secretaría de Comunicación Institucional su director, Andrés González, un joven oriundo de Tacuarembó que reside desde hace varios años en Paysandú.

También se refaccionaron otros espacios comunes ya existentes, como el comedor y la cocina, dado que se pasó de brindar el almuerzo y la copa de leche a los alumnos que lo requerían por su situación socioeconómica a alimentar a todos los escolares que asisten al centro con desayuno, almuerzo y merienda. Asimismo se acondicionaron aulas existentes y galerías.

En la escuela trabajan el director y la subdirectora, dos maestras de educación inicial y siete de primaria, una profesora de educación física, una de inglés y otra de apoyo al Plan Ceibal. “El cambio de modalidad fue un desafío, pues antes funcionábamos en dos turnos y ahora sentimos el cambio de convivir alumnos, maestros y personal no docente por casi ocho horas diarias, compartiendo todos los espacios”, relató González.

Añadió que la transformación también fue pedagógica, ya que, además de lo curricular, se agregaron otros momentos de aprendizaje, como la hora de juego y la de convivencia, que incluye asambleas por clase y una mensual con delegados, así como talleres de proyectos, entre ellos, de danza, reciclaje, arte y lectura.

La enseñanza de inglés, que hasta el año pasado funcionaba en formato de videoconferencia, solo para segundo ciclo (4.°, 5.° y 6.° año), ahora es una materia presencial con una profesora de aula y se extendió desde nivel 5 de inicial hasta 6.° año.

Cultura, educación, ciencia y deporte

Accesos rápidos