Noticias

Inclusión

Niños inmigrantes acceden a la escuela ni bien llegan al país y lo hacen en el grado correspondiente a su edad

Publicado: 01.06.2018

Los extranjeros que llegan a Uruguay pasan por una “puerta única” en el IMPO para conocer los trámites que deben realizar. En el caso puntual de los niños, Primaria dispuso que ingresen de inmediato al sistema, incluso con la cédula de identidad en proceso. Lo hacen en el grado correspondiente a su edad. Luego, el docente, mediante un seguimiento, define si se mantienen en el nivel o trabajan en otro en materias específicas.
Irupé Buzzetti con escolares
Pie de foto: Irupé Buzzetti con escolares

Más de 1.000 niños inmigrantes estudian en las aulas escolares de Montevideo, según datos de la plataforma GURI. La directora general del Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP), Irupé Buzzetti, explicó que el organismo trabaja con la Presidencia de la República, el Ministerio de Educación y Cultura (MEC) y la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) en la integración de estos niños.

En entrevista con la Secretaría de Comunicación Institucional, Buzzetti detalló las medidas que el Estado uruguayo dispone para recibir de la mejor forma a estos inmigrantes. Las familias que llegan al país deben pasar por una “puerta única”, dispuesta por el Ministerio de Educación y Cultura, ubicada en la sede del IMPO, en el Centro de Montevideo, para que los migrantes sepan a dónde ir y que sean derivados de manera efectiva a otros centros estatales, incluida la realización del trámite de la cédula de identidad.

Apenas llegan se los inscribe en la escuela. El curso al cual ingresan se establece en función de la edad: “El alumno que llega con 12 años, por ejemplo, va a 6.° o a 5.° año. Luego, los maestros, en el diagnóstico del día a día, van viendo, quizás lo dejan en 6.° y pasa a trabajar en 5.° en matemática. Esto es propio de cada escuela. Lo primero es tratar de que el que viene se sienta a gusto con sus pares. No podemos poner a un niño de 12 años en 2.° o 3.° año. Tiene que tener un buen relacionamiento afectivo, en un clima de bajo riesgo. Luego, aparecen los saberes; en ese caso, son los docentes los que deciden”, describió.

Algunas escuelas proponen una mirada que abarca la bienvenida al niño migrante como la apertura de los alumnos uruguayos a nuevas culturas e idiomas. Para abordar el tema, Primaria presentó recientemente un documento sobre las migraciones desde sus orígenes.

 “Hicimos un documento, a los efectos de explicar educativamente las corrientes que hubo en Uruguay, pero la multiculturalidad no es algo que se escriba. Esto se vive y se está haciendo bien. Cada escuela lo aborda como lo siente. Pasa por conocer la cultura del otro y que el otro conozca la nuestra”, agregó.

“Es una buena experiencia y la gente debe comprender que es un proceso de enriquecimiento. Es importante tener la puerta abierta y aprender de otras culturas. También nos sirve para valorar cómo vivimos en Uruguay” y que el niño uruguayo sepa que el extranjero que recibe en su país llega dejando una situación económica o política compleja. “Son situaciones de aprendizaje de las que todos saldremos fortalecidos”, reafirmó.

 

Cultura, educación, ciencia y deporte

Accesos rápidos