Noticias

Educación y cuidados

Sistema de Cuidados atiende en el departamento de Lavalleja a 940 niños de entre 0 y 2 años

Publicado: 31.05.2019 17:25h.

“En Lavalleja hay ocho CAIF y un centro de atención a la primera infancia (CAPI) al que concurren 940 niños de entre 0 y 2 años, lo que significa llegar a más del 30 % de cobertura para esa edad con educación y cuidados”, dijo la presidenta de INAU, Marisa Lindner. En Mariscala el CAIF Marandú recibe en inicial y experiencias oportunas a 33 niños y proyecta llegar a las localidades aledañas de Colón, Aigúa y Pirarajá.
CAIF en Mariscala
Pie de foto: CAIF en Mariscala

Lindner dijo en Mariscala que en esta administración se inauguraron en Lavalleja un Centro de Atención a la Infancia y la Familia (CAIF) en Cerro Artigas, en la ciudad de Minas, y el CAIF Marandú, en abril del año pasado, en la localidad de Mariscala, con la ayuda en obras de Mevir, tras una  importante demanda social de vecinos y organizaciones sociales.

En el centro Marandú de Mariscala, que es gestionado por la asociación civil Aucos, trabaja un equipo integrado por una maestra referente, dos educadores, una psicóloga, una psicomotricista, una trabajadora social y una coordinadora de gestión, las que proyectan llegar a las localidades aledañas de Colón, Aiguá o Pirarajá.

Lindner anunció que en este servicio está previsto un incremento de la cobertura hasta llegar a 50 niños de entre 0 y 2 años, en la medida en que los de 3 años concurren a los cursos de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP). También destacó que es posible establecer, en localidades cercanas a Mariscala, casas comunitarias de cuidados u otorgar becas para que los niños concurran a centros de cuidados privados, o un transporte para trasladarlos una vez a la semana a experiencias oportunas a Mariscala.

“Actualmente tenemos un marco curricular común para la formación de los educadores de primera infancia, con un curso básico de 90 horas y la posibilidad de hacer una tecnicatura de 540 horas en el Centro de Formación y Estudios del INAU para que todos los que trabajan en los centros tengan una formación acorde”, afirmó Lindner.

El de Mariscala es un CAIF inclusivo que trabaja con niños con discapacidades severas. Según destacó la jerarca, ello implica un desafío para los padres y para los técnicos. “Estas situaciones cambian radicalmente las posibilidades y las oportunidades de esos niños, que anteriormente quedaban excluidos porque tenían problemáticas de alta complejidad. El apoyo a las familias es sustantivo, porque quedaban excluidas del sistema social y del Estado”.

Agregó que el trabajo con los niños y con las familias dentro y fuera del centro "va tejiendo redes con la sociedad para el cuidado de los niños más pequeños en el marco del proyecto parentalidades comprometidas, las pautas de crianza saludables y el cuidado como un derecho impulsado por el Sistema de Cuidados". 

Políticas sociales

Accesos rápidos