Noticias

Ética y transparencia

Estrategia nacional contra lavado de activos hace foco en sector inmobiliario, societario, financiero y zonas francas

Publicado: 14.06.2018

El impulso a la Estrategia Nacional para la Lucha contra el Lavado de Activos, Financiamiento del Terrorismo y Proliferación de Armas de Destrucción Masiva de Uruguay es una decisión político-institucional centrada en la transparencia y la ética, en beneficio del país, afirmó el prosecretario Juan Andrés Roballo. Se enfoca en cuatro sectores considerados más vulnerables: inmobiliario, societario, financiero y de zonas francas.
Pablo Ferreri, Juan Andrés Roballo y Daniel Espinosa
Pie de foto: Pablo Ferreri, Juan Andrés Roballo y Daniel Espinosa

La tercera Estrategia Nacional para la Lucha contra el Lavado de Activos, el Financiamiento del Terrorismo y la Proliferación de Armas de Destrucción Masiva de Uruguay fue presentada este jueves 14 en la Torre Ejecutiva por el prosecretario Roballo, junto con el secretario nacional para la Lucha contra el Lavado de Activos, Daniel Espinosa, y el subsecretario de Economía y Finanzas, Pablo Ferreri.  La nueva estrategia comprende medidas hasta marzo de 2020 y se enfocará en los sectores inmobiliario, societario, financiero y de zonas francas, las áreas consideradas más vulnerables.

Espinosa puntualizó las medidas adoptadas desde la publicación de la primera estrategia: la tipificación del delito fiscal como precedente del lavado de activos, la creación y fortalecimiento de la Secretaría Antilavado y la realización de 800 actuaciones de fiscalización, entre otras.

También mencionó la aprobación de la ley que obliga a identificar al beneficiario final, importante en la lucha antilavado, un proyecto de ley que otorga más competencias a la Junta de Transparencia y Ética Pública (Jutep) y los avances del Banco Central en materia de análisis estratégico y de riesgo. Todos estos elementos están incorporados a la estrategia, que se profundiza con la adopción de 16 objetivos.

El prosecretario Juan Andrés Roballo definió esta etapa como un hito. Dijo que el documento es fruto del trabajo de muchas personas, entre las que destacó al ex secretario Antilavado, Carlos Díaz. “Esto tiene que ver con una decisión político-institucional que se tomó hace unos años e implica un proceso arduo”, dijo. Entiende que implica un trabajo permanente que incide directamente en la imagen del país en un mundo complejo.

Consideró que el cambio cultural basado en cuestiones éticas es fundamental para colocar a la nación en términos relativos en el primer mundo, teniendo en cuenta que Uruguay es un país serio. Dijo que para ir por esa senda es necesario que este tipo de aspectos estén presentes en toda la sociedad: en la plaza financiera, en el ámbito empresarial, en el de los trabajadores, de las familias y a nivel individual.

Ferreri, en tanto, dijo que detrás de esta estrategia está el convencimiento de que una apuesta a la transparencia nos define como nación. “No queremos vivir en un país que navegue por la opacidad, porque solo puede generar malos incentivos”, subrayó. Actualmente “paga la transparencia”, aseguró, lo que entiende fundamental para la inserción internacional del país. “¿Cómo lo haríamos si el país fuera definido como no cooperante en la lucha contra el lavado de activos o como paraíso fiscal? No es el país que queremos ni el que colabora para generar oportunidades para los uruguayos”, agregó.

Asimismo, aclaró que haber alcanzado estándares de calidad altos en estos temas y tener una reputación impecable a nivel internacional no es algo que se conquista y queda para siempre, ya que son procesos dinámicos y los tiempos cambian, por lo que el esfuerzo debe ser continuo. En este sentido, dijo que Uruguay está mucho mejor preparado para avanzar en estos temas, a tal punto que capacita a otros países al respecto.

Acceder al documento

Relaciones exteriores, Economía, producción y energía

Accesos rápidos