Noticias

Dignificación del servicio

Interior incrementó el salario de un cabo, de 23.500 pesos en 2010 a 57.941 en 2017

Publicado: 18.12.2017

Un cabo policial percibe 47.300 pesos corrientes, cifra que se incrementa a 57.941 pesos al integrar el Programa de Alta Dedicación Operativa (PADO), informó la gerenta de Gestión y Seguimiento Presupuestal del Ministerio del Interior, Gabriela Valverde. Expresó que en 2010 el salario básico de este grado se ubicaba en 23.500 pesos y valoró la reducción de horas del servicio 222 que permitió mejorar la capacitación policial.
Policía
Pie de foto: Policía

“El Ministerio del Interior definió, en la Ley de Presupuesto de 2010, un aumento salarial para todo su personal, que se componía de una partida fija incremental anual, otra sobre compromisos de gestión y la tercera a través de la modificación del servicio 222”, subrayó la gerenta del Área de Gestión y Seguimiento Presupuestal del Ministerio del Interior, Gabriela Valverde, en entrevista con la Secretaría de Comunicación Institucional.

En ese tenor manifestó que de 2010 a 2017, tomando el grado de cabo de escala básica, en la que hay 25.771 efectivos, es decir el primer grado que no ha tenido alteraciones por la nueva ley orgánica policial, el aumento ha sido del 100 %. Además si esa persona realiza tareas del Programa de Alta Dedicación Operativa (PADO), hoy está cobrando un 150 % más.

“Un cabo, en 2010, estaba percibiendo 23.500 pesos nominales como valor general, luego cada persona tiene sus partidas complementarias, como antigüedad, hogar constituido, entre otras. Hoy cobra 47.300 pesos nominales y, si integra el PADO, llega a 57.941 pesos”, remarcó la funcionaria.

Servicio extraordinario de vigilancia y custodia

Valverde puntualizó que otro impacto salarial que otorgó la cartera ministerial fue en el servicio 222: “Aquella persona de escala básica que hace horas de ese servicio, también ha tenido un evolución del monto económico con una correspondiente reducción de las horas de trabajo”.

Al inicio del período 2010-2014, alrededor de 11.000 policías realizaban servicio extraordinario de vigilancia y custodia. Al 45 % del personal se le asignaban más de 120 horas mensuales de servicio, 4 horas diarias. Desde 2010 se fijó el tope de 50 horas mensuales de servicio y, para no afectar la seguridad pública, se establecieron como prioridades la seguridad bancaria, transporte de valores, educación y deporte.

En Montevideo, hoy desempeñan este servicio 3.997 funcionarios, cifra que en 2010 se ubicaba en 6.310. Por su parte, en Canelones, lo desempeñan 970 policías, de los 1.256 de 2010. En el resto del país, este año hay 2.597 efectivos con horas de 222, de los 4.053 que cubrían este servicio extraordinario en 2010. Es decir, que la cantidad de funcionarios que realizan el servicio denominado 222 disminuyó de 11.619 a 7.564.

“Como resultado de la reducción, se visualiza una equidad en el tiempo de trabajo extraordinario, pues al inicio de este período de gobierno el personal en Montevideo tenía una jornada de trabajo que representaba más de cinco horas por día en promedio, de cuatro en Canelones y tres en el resto del país. Actualmente, el personal incrementa su trabajo por este concepto en 1,5 horas promedio”, detalló la jerarca.

“Eso debería repercutir en la calidad de vida del funcionariado policial, puesto que la reducción de horas laborales permitió mejorar la capacitación y los cursos de capacitación policial, especialmente en tiro y nuevas prácticas. Por ejemplo, con el nuevo Código Procesal Penal, se reinstruyó al policía sobre su operativa y accionar”, argumentó Gabriela Valverde.

Seguridad y defensa , Trabajo

Accesos rápidos