Agenda de Gobierno

Sostenibilidad

Premio Pueblo Turístico logró que localidades encontraran en esta actividad un factor de desarrollo

Publicado: 24.04.2018

El director nacional de Turismo, Carlos Fagetti, destacó que el premio Pueblo Turístico permitió que localidades de menos de 5.000 habitantes, no identificadas con el turismo, encontraran en esta actividad un factor de desarrollo. Una vez obtenido el galardón, consistente en 30.000 dólares, la organización responsable es acompañada por el equipo técnico del ministerio para la ejecución del plan.

#AgendaDeGobierno  #Turismo

“El premio Pueblo Turístico del año busca promover iniciativas de localidades, que en principio eran de menos de 3.000 habitantes y en la actualidad inferiores a 5.000, con el objetivo de que presenten sus proyectos para la puesta en valor de lugares, paisajes, historia, saberes, el rescate de esos valores y su puesta en valor”, describió Fagetti, en diálogo con la Secretaría de Comunicación Institucional.

El galardón fue instaurado por el Ministerio de Turismo en 2013, a fin de promover proyectos de desarrollo local que impulsen la innovación y diversificación de la oferta turística que optimicen los atributos patrimoniales y ambientales propios de la localidad y su entorno inmediato, apuntando al desarrollo local sostenible, describió el sitio www.premiopuebloturistico.gub.uy.

La primera edición reconoció al proyecto “Encuentro mágico con el pasado y el presente industrial de Conchillas”, localidad de 400 habitantes ubicada al oeste de Colonia. En 1976, Conchillas fue declarada patrimonio histórico nacional y su origen está vinculado a la llegada de la empresa británica C. H. Walker & Co. Ltd. en 1887, que se instaló con el objetivo de explotar los médanos de arena que se utilizarían para la construcción del puerto de Buenos Aires. La organización postulante destinó el premio en la reconversión de una edificación emblemática construida en 1910, la Casa Evans, en centro de visitantes.

En 2014, “Descubrí Santa Catalina”, localidad de 1.000 habitantes situado al sureste de Soriano, resultó ganadora. En este caso, se planteó la refacción y restauración del edificio de la estación de AFE, que incluía utilizar un salón principal para la recepción de visitantes y pobladores. También se preveía ofrecer servicio gastronómico, información turística y la posibilidad de realizar un recorrido guiado por los sitios de interés cultural, histórico y social.

Al año siguiente, “Mal Abrigo, paraíso escondido”, localidad de 350 habitantes en el noroeste de San José, obtuvo el reconocimiento con un plan que preveía restaurar la estación de ferrocarriles, adecuación de edificaciones del complejo para talleres de artesanos, exposición y venta de productos locales, información y cafetería. Además, se incluían recorridos turísticos por el pueblo, los viñedos y las serranías del área.

Puesta en valor histórico, patrimonial y arquitectónico

En 2016, el proyecto seleccionado fue “Viví el Uruguay profundo, donde las mujeres acuñaron la historia”, de la localidad de Cerro Chato (3.000 habitantes), de la que comparten jurisdicción los departamentos de Treinta y Tres, Florida y Durazno. En este caso, se propuso poner en valor la casona donde, el 3 de julio de 1927, la mujer sufragó por primera vez en América Latina. El lugar será reciclado para albergar un centro de visitantes con un espacio interpretativo del hecho histórico, una cafetería y un área de venta de productos locales y regionales.

El año pasado, el proyecto vencedor fue “Colonia Julia”, una iniciativa de sociedades de fomento rural local que pone el foco en la recuperación de un casco de estancia ubicado en Pueblo Valentín (170 habitantes), en la región centro sur del departamento y a 78 kilómetros de la capital departamental. La construcción fue incautada al narcotráfico y derivada al Instituto de Colonización, que la cedió en régimen de arrendamiento a organizaciones locales que ofrecerán servicios turísticos y de posada.

Fagetti explicó que, una vez que una localidad obtiene la distinción, la organización responsable es acompañada durante un año por el equipo técnico ministerial para la ejecución del plan. Este proceso “se realiza desde distintas disciplinas, una puesta en valor del patrimonio, histórico y arquitectónico para la elaboración de un relato comunicable desde el punto de vista turístico, cómo se mejoran los servicios, se fijan los precios y se promociona”.

El jerarca observó que zonas no caracterizadas como turísticas “ahora tienen” a esta actividad como un factor de desarrollo. “El trabajo hacia la sostenibilidad es una tarea que va encadenada con otras políticas ministeriales de promoción de la accesibilidad, e, incluso, estamos buscando cómo conectarlos con fondos para microempresarios”, apuntó.

Accesos rápidos