Noticias

Datos preliminares

MIDES relevó a 853 personas transexuales en el primer censo realizado en Uruguay

Publicado: 21.09.2016

Las personas transexuales censadas son 853, de las cuales 90 % son mujeres. Mayormente residen en la frontera, como en Artigas, Salto, Paysandú y Cerro Largo, o en ciudades costeras de los departamentos de Montevideo, Canelones y Maldonado. Estos y otros datos fueron presentados este miércoles 21 en Torre Ejecutiva en el foro Transforma 2016 “Visibilizando realidades: Avances a partir del Primer Censo de personas trans”.
Foro Transforma 2016 “Visibilizando realidades: Avances a partir del Primer Censo de personas trans”
Pie de foto: Foro Transforma 2016 “Visibilizando realidades: Avances a partir del Primer Censo de personas trans”

El Censo Trans permite que el Estado sepa cuál es la realidad concreta de este colectivo, indicó en el seminario el director nacional de Promoción Sociocultural del Ministerio de Desarrollo Social (MIDES), Federico Graña.

Destacó que hay un acumulado de investigaciones cualitativas que se realizaron en las distintas administraciones sobre la población trans y la aplicación de políticas específicas, pero los datos recabados en el censo de este año van más allá del relato.

“Este trabajo de campo confirma que solo 16 % de estas 853 personas pasa los 50 años, lo cual muestra lo que fue pasando con ellas en Uruguay”, añadió.

Graña repasó los logros en cuanto a la aplicación de las leyes 18.246 sobre Unión Concubinaria, 18.620 de Cambio de Nombre y Sexo Registral, 18.590 de Reforma del Sistema de Adopciones, 19.075 de Matrimonio Igualitario y 19.167 de Reproducción Asistida, así como los avances en atención en salud como la experiencia de la Unidad Docente Asistencial del Hospital Saint Bois.

Precisó que también, en el marco del Consejo Nacional de Diversidad, el ministerio trabaja en un proyecto de ley integral reparatoria para personas trans mayores de 50 años que no tienen posibilidades de encontrar trabajo. Este aún esbozo de proyecto será presentado que en noviembre al Poder Ejecutivo.

El tramo de edad donde hay mayor concentración de personas trans es el de 18 a 29 años y la edad promedio de las personas censadas en 37 años.  

Otro de los elementos claves de esta población es el abandono del hogar familiar a los 18 años, producto de problemas familiares que se desencadenan a partir del cambio de identidad de género, lo cual representa 25 % de las situaciones relevadas.

Con relación a ello, 58 % de las personas trans declararon haber sido discriminadas por algún miembro de su familia. En el caso la madre llega a 41 % del total de rechazos, el padre a 50 %, los hermanos a 56 % u otro familiar a 27 %.

La desvinculación familiar a edades tempranas genera como consecuencia también la desvinculación prematura del sistema educativo, lo que a su vez incide en el trabajo sexual callejero como alternativa segura para el sustento. Ello hace que los trans estén expuestos a condiciones de trabajo insalubre marcada por la violencia, el consumo de sustancias psicoactivas y a la exposición a enfermedades de transmisión sexual.

Con respecto a la posibilidad de cambio de nombre o sexo registral en el marco de la Ley 18.620, dentro de la población censada hay 19 % de personas que efectivamente realizó ese cambio y 18 % que tramita.

Otro de los datos relevante es que 32,5 % de las personas trans nunca consultadas realizaron trabajo sexual, mientras que 67 % sí lo hicieron en algún momento de su vida.

Frente a la pregunta de qué tipo de preferencia de trabajo les gustaría tener, 23,5 % de los consultados respondieron que en el sector de belleza y vestimenta y 14,5 % en gastronomía.

También 88 % de las personas censadas declararon haber sido discriminada a nivel general. Al cursar la enseñanza, los niveles más altos de discriminación provienen de sus propios compañeros en 75 % de los casos en Primaria y en 72 % en Secundaria.

Asimismo, se registra un nivel alto de discriminación proveniente de los educadores y profesores, que en el caso de la escuela es de 19 % y en Secundaria supera 20 %.

Este tipo de violencia en los centros educativos incluye violencia verbal que incluye apelativos descalificadores y aislamiento social, la violencia física leve a través de empujones y tirones de pelo; y la violencia grave de peleas con heridas graves.

En cuanto al derecho a la salud y respecto de las operaciones de reasignación de sexo, casi 38 % de la población censada declara que no lo hizo, pero le gustaría, y 61 % de ellos no tienen interés en realizarla, en 1 % la tiene hecha, mientras que 15 % de las personas trans se realizaron cirugías para modificar el cuerpo.

Derechos humanos, Políticas sociales

Accesos rápidos